Darse reiki a uno mismo

Antes de empezar a dar Reiki a los demás, es conveniente que nos lo demos a nosotros mismos. Por un lado, nos cargaremos de energía, por otro lado, empezaremos a sentir los beneficios del Reiki. ¿Por qué esto es importante? Porque no podemos dar de lo que no tenemos.

Búscate un lugar adecuado, donde puedas estar con tranquilidad y no te vayan a interrumpir. Aunque puedes hacerlo en el exterior (yo he dado Reiki en la playa y los paseantes me han mirado como a un loco jeje) es aconsejable que lo hagas en un lugar de interior. Ropa ligera que no te haga sentir ni frío ni calor ni incomodidad al moverte. Temperatura agradable. Lo puedes hacer tumbado en  una cama (cuidado, te puedes quedar dormido/a, aunque eso no es malo porque vas a dormir estupendamente) o en una silla, sillón, cómodo. Apaga móviles, teléfonos. Quítate relojes, gafas, todo lo que lleves encima de objetos.

Ambiente en penumbra. No demasiada luz. Tampoco tan poca luz que no veas nada. Perfuma la habitación con una varita de incienso, que también limpiará el ambiente. Pon tus manos sobre tu plexo solar o también las puedes poner en posición gassho.

 

En este momento y durante dos minutos aproximadamente bien puedes entrar en meditación gassho, es decir, juntar las manos en la posición arriba indicada y no pensar en absolutamente nada. Si te llega algún pensamiento, como qué tengo que hacer de comer o algún problema, sé consciente de ello y apártalo de tu mente).  También puedes pedir – si eres creyente – ayuda a seres espirituales como ángeles, familiares tuyos que no están aquí, guías espirituales, que te ayuden a canalizar la energía reiki. Puedes optar también por rezar alguna oración, como  un padrenuestro o un avemaría, o bien si no eres creyente, sólo meditar y estar dos minutos con la mente en calma.

Entonces es cuando yo pongo la música, que tú puedes utilizarla o no, y ponerla cuando consideres.Yo la pongo entonces porque la música que vamos a utilizar es una música especial en la que suena una campanilla cada tres minutos. Estos tres minutos son los que tienes que tener las manos puestas en las posiciones que nos indican las figuras de más abajo. Antes de ponerte las manos dibuja un Cho Ku Rei en cada una de ellas o bien dibuja un Cho Ku Rei en el aire delante tuya antes de comenzar.

No hace falta que diga que las posturas tienen que ser cómodas y que depende de la flexibilidad de cada cuál. Si para llegarme a los pies me causa dolor porque soy gordito o tengo problemas de espalda, no se hace. En  Reiki, se dice que la energía es inteligente y que acude a donde se la necesita.

Cuando termines, haz de nuevo la meditación gassho durante dos minutos y si eres creyente, pues lo mismo que antes, da gracias a tus seres espirituales o a lo que creas, por haberte dado esta sesión de Reiki y si no crees, no pasa nada, medita y tanto en una opción como en la otra, sal despacio de esta sesión Reiki y vuelve al mundo. Normalmente si haces todas las posiciones puede llevarte treinta minutos. ¡Treinta minutos que te has dedicado exclusivamente a ti! ¿Desde cuando no hacías eso?

Te dejo un bonito regalo. Música Reiki con campanillas cada tres minutos para que vayas practicando. ¡Ya me contarás! y si tienes alguna cuestión, no dudes en comentar. ¡Namasté!