Darse reiki a uno mismo

Antes de empezar a dar Reiki a los demás, es conveniente que nos lo demos a nosotros mismos. Por un lado, nos cargaremos de energía, por otro lado, empezaremos a sentir los beneficios del Reiki. ¿Por qué esto es importante? Porque no podemos dar de lo que no tenemos.

Búscate un lugar adecuado, donde puedas estar con tranquilidad y no te vayan a interrumpir. Aunque puedes hacerlo en el exterior (yo he dado Reiki en la playa y los paseantes me han mirado como a un loco jeje) es aconsejable que lo hagas en un lugar de interior. Ropa ligera que no te haga sentir ni frío ni calor ni incomodidad al moverte. Temperatura agradable. Lo puedes hacer tumbado en  una cama (cuidado, te puedes quedar dormido/a, aunque eso no es malo porque vas a dormir estupendamente) o en una silla, sillón, cómodo. Apaga móviles, teléfonos. Quítate relojes, gafas, todo lo que lleves encima de objetos.

Ambiente en penumbra. No demasiada luz. Tampoco tan poca luz que no veas nada. Perfuma la habitación con una varita de incienso, que también limpiará el ambiente. Pon tus manos sobre tu plexo solar o también las puedes poner en posición gassho.

 

En este momento y durante dos minutos aproximadamente bien puedes entrar en meditación gassho, es decir, juntar las manos en la posición arriba indicada y no pensar en absolutamente nada. Si te llega algún pensamiento, como qué tengo que hacer de comer o algún problema, sé consciente de ello y apártalo de tu mente).  También puedes pedir – si eres creyente – ayuda a seres espirituales como ángeles, familiares tuyos que no están aquí, guías espirituales, que te ayuden a canalizar la energía reiki. Puedes optar también por rezar alguna oración, como  un padrenuestro o un avemaría, o bien si no eres creyente, sólo meditar y estar dos minutos con la mente en calma.

Entonces es cuando yo pongo la música, que tú puedes utilizarla o no, y ponerla cuando consideres.Yo la pongo entonces porque la música que vamos a utilizar es una música especial en la que suena una campanilla cada tres minutos. Estos tres minutos son los que tienes que tener las manos puestas en las posiciones que nos indican las figuras de más abajo. Antes de ponerte las manos dibuja un Cho Ku Rei en cada una de ellas o bien dibuja un Cho Ku Rei en el aire delante tuya antes de comenzar.

No hace falta que diga que las posturas tienen que ser cómodas y que depende de la flexibilidad de cada cuál. Si para llegarme a los pies me causa dolor porque soy gordito o tengo problemas de espalda, no se hace. En  Reiki, se dice que la energía es inteligente y que acude a donde se la necesita.

Cuando termines, haz de nuevo la meditación gassho durante dos minutos y si eres creyente, pues lo mismo que antes, da gracias a tus seres espirituales o a lo que creas, por haberte dado esta sesión de Reiki y si no crees, no pasa nada, medita y tanto en una opción como en la otra, sal despacio de esta sesión Reiki y vuelve al mundo. Normalmente si haces todas las posiciones puede llevarte treinta minutos. ¡Treinta minutos que te has dedicado exclusivamente a ti! ¿Desde cuando no hacías eso?

Te dejo un bonito regalo. Música Reiki con campanillas cada tres minutos para que vayas practicando. ¡Ya me contarás! y si tienes alguna cuestión, no dudes en comentar. ¡Namasté!


Los 21 días de autolimpieza

Vamos a suponer que ya nos han iniciado en Reiki y que ya tenemos el primer nivel. No hemos aprendido a poner las manos todavía. ¡Paciencia, ya queda muy poco! porque nos queda por hacer una cosa muy importante. Los 21 días de autolimpieza o autodepuración.

Recordarás que cuando hablábamos del origen del Reiki y del fundador Mikao Usui, decíamos que éste estuvo retirado 21 días en el Monte Kurama en Japón, en plena naturaleza, meditando y recibiendo la iniciación en Reiki y visualizó los símbolos. Pues nosotros vamos a hacer lo mismo, pero claro, ¡no vamos a ir a Japón, aunque si puedes, házlo!

Después de recibir nuestra iniciación, vamos a estar 21 días haciendo lo que se conoce como autolimpieza o autodepuración. Normalmente, estamos todos los días cargándonos de energías negativas, de toxinas, de ‘basuras’ que se nos pegan al cuerpo y que nos hacen sentir mal.

Lo primero que vamos a cambiar es nuestra dieta. No bruscamente claro, pero tenderemos a comer comidas ligeras evitando las grasas, las carnes crudas. No, no significa que nos convirtamos en vegetarianos, lo cuál no estaría mal, pero sí que evitemos comidas pesadas. Por ejemplo, podemos incluir en nuestra dieta alimentos como las ensaladas y las frutas. Evitaremos el alcohol y el tabaco. Si eres fumador/a intenta fumar menos, que por cierto, el Reiki, te ayudará a dejar de fumar también. El agua es importante: mucha agua, bebamos agua, eso nos limpia y nos purifica.

Otra cosa que debes hacer es crearte un cuaderno de Reiki. ¿Eso que es? Pues un cuaderno cualquiera, donde cada día vas a dibujar 21 veces el símbolo del Primer Nivel, es decir, el Cho Ku Rei. Pero no dibujarlo a la carrera modo vámonos que nos vamos, no. Tienes que hacerlo despacio, con tranquilidad, en silencio o bien con una música adecuada. Puedes poner también un poquito de incienso. Y así, como si estuvieras haciendo caligrafía empiezas a hacer tus 21 dibujos del símbolo Cho Ku Rei.

¿Qué sentido tiene esto? Para que te vayas impregnando del símbolo en sí, se vaya metiendo en tu interior y cuando tengas que dibujarlo con tus manos lo puedas hacer con facilidad..

Te habrás dado cuenta que para hacer esto necesitas un tiempo y un espacio. Sé que en la vida diaria de hoy es difícil de hacer, pero tenemos que intentar conseguirlo. No se va a tardar mucho, pero podemos disponer de un cuarto de hora o veinte minutos diarios para nosotros mismos. No veas lo bien que te va a venir. En este espacio, te servirá para dibujar tus símbolos. Recuerda una cosa, los tienes que dibujar con mucho amor. ¿Amor? ¿Cómo pongo yo amor en un dibujo? Sólo con que dibujes con interés, con la voluntad de querer aprender Reiki para hacer el bien. Eso es amor. Hacer el bien es amor.

Durante estos 21 días que hagas esta depuración puede que notes síntomas físicos: un estado parecido al resfriado, con mocos, estornudos, un poco de dolor de cabeza, llagas pequeñas en la boca, erupciones pequeñas en la piel. No hay que preocuparse: es tu cuerpo que ‘está echando fuera’ todas esas toxinas que tú le has estado metiendo durante toda su vida. También puedes tener síntomas psíquicos: te vuelves más sensible, tienes más ganas de reír o de llorar. Cambios de humor. Lo mismo: tu mente empieza a echar fuera todo lo que le sobra.

Recuerda. 21 días. Durante estos, ya podremos poner las manos. De eso, hablaremos en el próximo post. Recuerda siempre que para poner las manos siempre necesitas haber sido iniciado/a por un maestro/a . Aunque, si no estás iniciado, podrás practicar antes las posturas de las manos, aunque no estarás dando Reiki.

MUY IMPORTANTE. 21 días. Elige un momento del día para hacerlo. No es aconsejable dejarlo para última hora. Algún día llegarás cansado o cansada y lo dejarás para el siguiente. ESO NO VALE. En Reiki ES MUY IMPORTANTE LA HONESTIDAD. Si fallas en tus 21 días, tendrás que empezar de nuevo, lo cual no es malo, porque ¿qué prisa tenemos? No vale engañarse a sí mismos y continuar, porque si nos engañamos a nosotros mismos es que entonces somos muy capaces de engañar a los demás y entonces no somos fieles a los principios del Reiki.

¡Nos vemos en el próximo post!


Los símbolos

Cuando recibí mi primera sesión de Reiki, iba con una actitud totalmente escéptica y muy observante en cada cosa que hacía la persona que me daba Reiki. Soy un  poco sordo y no escucho bien cuando hablan bajito, pero veía que la persona hacía unos signos con las manos y pronunciaba bajo algo que yo no acertaba a entender.

De ahí aprendí que es esencial que siempre siempre siempre expliquemos antes a las personas a la que demos Reiki que es lo que vamos a hacer; así la persona no se sorprenderá y no estará distraída pensando en a ver qué me está haciendo éste, en vez de relajarse, dejar la mente en blanco y dejarse llevar.

Pues bien, estos signos y estas cosas que yo no escuchaba son los símbolos. Recordad que hablábamos que Mikao Usui en aquel retiro de 21 días en el Monte Kurama y que durante dicho retiro visualizó una serie de símbolos. Esto de los símbolos es un poco difícil de entender la primera vez que te acercas al Reiki, o por lo menos, a mí me costó trabajo. Los símbolos son grafismos que provienen del sánscrito o del japonés, como si fueran letras occidentales de las nuestras. ¿Para qué sirven? Son como la llave que afina y potencia la dirección del Reiki. Cuando recibimos Reiki, la energía vital procedente del universo, entra en nosotros como un cañón, por ello, tenemos que redirigirla y aplicarla según nos convenga.

Cada nivel de Reiki tiene unos símbolos que se pueden utilizar. En primer nivel y por tanto, el primer símbolo que se aprende a utilizar es el Cho Ku Rei. Sí, nombres son un poco difíciles de aprender. ¡Dejad que lleguen los de segundo nivel!, ¡Esos sí que son difíciles! bueno, no es para tanto, con práctica, se aprende y no es difícil, no, es broma, aunque me costó un poco.

Leer el resto de esta entrada »