Reiki y enfermedades graves

Ojo - Pixabay

Ojo – Pixabay

Tengo a una familiar con glaucoma que necesita control médico. Hace unos días yo protestaba por la tardanza en darle cita y la importancia que es para el control de esta enfermedad el estar continuamente vigilándola. Un amigo me comentó que le diera reiki. Os cuento.

Por un lado, este familiar no quiere ni cree en Reiki con lo cual sería absurdo dárselo.

Pero ¿Y si quisiera? Si quisiera se le puede dar, claro está. Pero hay que tener mucho cuidado con las enfermedades graves como ésta, porque el glaucoma necesita de un control médico que es imprescindible. Sin control médico, la persona puede quedar ciega.

Yo no creo en medicinas germánicas ni esas historias que nos cuentan que un problema de ojos es porque la persona tiene un problema no resuelto que le impide ver y bla bla bla. No. El glaucoma es tensión alta en la vista, y punto pelota. Sólo lo puede tratar el especialista. Que queremos dar reiki, pues vale. Pero insisto e insisto: siempre con la atención médica.

Debemos dejarle el sitio a la ciencia que le pertenece. Tal como el glaucoma, podemos extender este ejemplo a todas las enfermedades graves. No es lo mismo dar reiki para aliviar un dolor de espalda que dar reiki para tratar un cáncer.

Efectivamente, en el tema del cáncer el reiki es muy beneficioso. De hecho, en mi manual cuento que yo llegué al conocimiento del reiki a través de sufrir la enfermedad de mi hermana. Dar reiki a una persona con cáncer, la tranquiliza, le cambia el estado de ánimo a mejor y esto la ayudará a sobrevivir, a luchar, y a ganarle el pulso a la enfermedad. Siempre optimistas tendremos un gran trecho ganado. Además, reiki no tiene ningún efecto secundario. No hay problema salvo que… y aquí está la madre del cordero. Salvo que alguien crea que con reiki se cura exclusivamente una enfermedad y se abandone un tratamiento médico. En este caso, los resultados del abandono del tratamiento médico pueden ser mortales. MUCHO CUIDADO CON ESTO. JAMÁS JAMÁS JAMÁS abandonen ningún tratamiento médico por reiki, o cualquier otra medicina complementaria. Y JAMÁS POR LAS ALTERNATIVAS, porque NO HAY ALTERNATIVA HOY a la medicina científica.

Háganme caso si practican reiki porque si lo hacen mal podéis terminar en un lío y lo que es peor, con la vida de otras personas si abandonáis la medicina científica.

Anuncios

La protección del lugar donde damos Reiki

Reiki Gratis

Reiki Gratis

Muchos maestros enseñan a proteger el sitio dónde tenemos que dar Reiki.  ¿Es necesario? Sí y no.

Más que de proteger el sitio, lo que tendríamos que hablar es de tener un sitio adecuado para dar Reiki. Hablar de protegernos ante la práctica de Reiki implica ya asumir que dar Reiki implica riesgos. Y ya hemos explicado, que el Reiki en sí no tiene riesgo ninguno.

Así, que no debemos preocuparnos porque ni nos van a entrar espíritus ni se nos van a mezclar el aura de nuestros pacientes con la nuestra ni vamos a impregnarnos de las enfermedades de las personas que atendamos.

Ahora bien, es verdad que debemos tener un sitio adecuado para dar reiki. La habitación donde demos Reiki tiene que estar en un sitio tranquilo, donde no nos puedan molestar con ruidos o que alguien pueda entrar y molestarnos.

Asimismo tiene que ser un lugar ventilado. Esto es importante. Hay muchos practicantes de Reiki que gustan de utilizar inciensos y velas aromáticas para sus tratamientos. Esto puede estar bien, pero tenemos que preguntárselo al paciente, ya que a muchas personas estos olores le molestan o le hacen daño, como pudieran ser a los asmáticos.

La luz tiene que ser tenue. Las velas dan una luminosidad perfecta. Pero ojo, son peligrosas, pueden causar incendios. Mucho cuidado con esto. Quizás un foco con luz regulada nos podría hacer el apaño.

La temperatura tiene que ser agradable. Ni frío ni calor. Más bien fresco. Tened en cuenta que el estado del cuerpo cuando se recibe Reiki es muy parecido al de cuando se duerme; la temperatura del cuerpo baja y se puede sentir frío. Siempre hay que utilizar una sábana o una manta ligera por encima del paciente. Por respeto para no estar tocando directamente su cuerpo y también para esto, guardar su temperatura y que no pase frío.

La decoración del lugar depende del gusto del practicante de Reiki. Sería una muy buena idea tener en algún sitio presente la fotografía de Mikao Usui. No estaría mal tampoco tener los símbolos puestos en cuadros en alguna pared. Lo que yo evitaría sería la presencia de connotaciones religiosas que pueden confundir al paciente. Aunque esto, si el practicante de Reiki quiere tenerlas no pasa nada, mientras le explique al paciente de Reiki porque las tiene. Ya el paciente decidirá si lo comprende y lo acepta.

La limpieza no hace falta que lo diga. Entra dentro de la lógica. Si se va a trabajar descalzos, es buen estar siempre con calcetines y tener alfombras en el suelo, no pisarlo directamente. Por higiene, más que por otra cosa.

También debemos tener vasos limpios y una jarra de agua porque hay pacientes que sienten necesidad de beber.

La música de fondo es esencial. Es conveniente tener un buen emisor de música, para que en tono bajo, poner música reiki que nos indique el momento de cambiar las manos con campanillas.

Y poco más. Si tenéis alguna duda, me la comentáis. Y si queréis aportar algo más a lo que debiera ser vuestra habitación de dar Reiki favorita también os agradecería que lo pusierais.


El origen de la enfermedad y el Reiki

Una vez me encontré una señora de estas que hablan muy despacio, que parecen estar iluminadas por el mismísimo Buda o en proceso de misticismo como Santa Teresa de Jesús. No sé por qué, le dije que me dolía la garganta, algo muy común en mí, y me contestó que eso era porque había un conflicto en mi interior que me impedía hablarlo. Con todos mis respetos, pero me entró la risa. Le expliqué que a mí me dolía la garganta, porque soy alérgico, me operaron de pequeño de las amígdalas y que solía dormir con la boca abierta, con lo cual , siempre tenía problemas de garganta.

También sufro de taquicardias esporádicamente, me viene de pequeño también. Otro señor me explicó que eso era debido a un conflicto interno personal que hacía que mi corazón latiera deprisa.

Por último, una chica que utilizaba palabras muy técnicas me quiso ofrecer, previo pago claro, un equilibrio de mi ADN. Esta chica sin embargo no era capaz de decir todo seguido ácido desoxirribonucléico.

Ni la señora ni el señor ni la chica eran médicos. No tenían ni el bachillerato. Eran incultos. Simplemente eran mentirosos.

La enfermedad es el estado por el cual un organismo pierde su normalidad en la salud y pueden ser por causas internas o externas. Las internas, el cáncer por ejemplo. Las externas, una bacteria o un virus. Toda enfermedad tiene su causa, pero os la tiene que decir el médico. Nada de inventos ni de medicinas alternativas ni medicinas germánicas ni chamanismos ni nada. Estamos en el siglo XXI. La época de la oscuridad en la ciencia ya pasó.

Un prácticante de reiki sólo tiene que hacer eso: dar reiki, o mejor dicho, canalizar reiki. NADA DE DIAGNOSTICAR. NO SOMOS MÉDICOS. Poner las manos y punto. Se acabó. Si queremos más, las facultades de medicina están abiertas.

Por último, alejénse de todos los charlatanes que os inventan enfermedades. Son peligrosos. Si os encontráis con gente así, ponerlo en conocimiento de las autoridades locales de salud, porque mucha gente puede dejar los tratamientos médicos al creer estas mentiras y perder la vida.

 


Sobre el pago de la enseñanza del reiki

Aclaraciones sobre el pago de la enseñanza del Reiki ¡Que no os engañen!

 


¿Se pierde la capacidad para dar Reiki?

Reiki en cabeza

Reiki en cabeza

Es una pregunta que me suelen hacer muy a menudo, sobre todo por la contaminación que ha hecho de las permanencias y pérdidas de ‘capacidades’ para manejar la energía reiki, esa mala copia de la práctica del reiki llamada ‘El Toque Zen’.

No. Nunca se pierde la capacidad para dar Reiki. Es como quien aprende a montar en bicicleta o a leer. No se olvida. Lo aprendiste y ahí está. Es verdad que si no lo practicas se te olvidarán muchas cosas de cómo se hacían. Pero basta con volver a coger un libro o preguntar a un maestro o practicante y de nuevo te acuerdas y te puedes poner a practicar.

Yo ahora mismo sería incapaz de resolver una integral, una derivada o incluso una raíz cuadrada. No me acuerdo. Pero si me pongo y repaso, seguro que lo vuelvo a hacer.

Hay que tener cuidado con esto de que se pierden las capacidades. Normalmente, si alguien te dice eso, que ‘se pierde’ lo que está intentando es engañarte primero, y luego, crear un vínculo de dependencia hacia esa persona. En el mejor de los casos te pueden robar el dinero. Ya. No te lo van a robar con una pistola. Te pondrán un cofre delante y dirás que ‘des la voluntad‘. También te contarán que ese dinero irá a entidades benéficas, que por cierto, nunca te enterarás cuáles son. Eso digo es lo mejor que te puede pasar si caes en manos de estos desalmados que dicen que se pierden las capacidades. Lo peor, es que te metes en una secta y no te das ni cuenta.

Así que ¡CUIDADO! Reiki lo aprendes y es para siempre. Que nadie te engañe diciéndote lo contrario. Algunos maestros/as hay que te dicen que necesitas ‘reiniciarte’ previo paso por caja, por supuesto.

Insisto. Reiki es para siempre.

 


El apego en la práctica del Reiki

Esta semana uno de mis alumnos me hace una pregunta muy interesante sobre el apego en el reiki. Suele pasar que alguien al recibir reiki de otra persona se sienta muy bien y quiera repetir. La repetición creará un vínculo de amistad o por lo menos de camaradería entre dador y recibidor. Pero las sesiones de reiki no deben ser eternas. Si la persona que lo recibe encuentra que el reiki hace mucho bien en su vida, lo mejor que debe hacer es aprender reiki por sí misma, que es el objetivo principal de esta web.

Pero claro, estas situaciones agradables nos producen apegos, que es esa sensación de que necesitamos a alguien en concreto para que nuestra vida marche bien y que si en alguna ocasión alguien nos falta, lo vamos a echar tanto de menos que vamos a sufrir.

Reiki no está hecho para sufrir por supuesto, por eso, quien da reiki debe estar muy atento a esto para que nadie se cree una dependencia de quien da reiki, no del reiki mismo. Además, puede ocurrir al contrario. Que el ego de quien da reiki haga creer al practicante que es indispensable para esa persona y él mismo practicante se cree la dependencia.

Por ejemplo, cuando en asociaciones o grupos hay varios practicantes de reiki dando reiki, quienes los reciben suelen comentar que prefieren que les de reiki esta persona en vez de aquella otra.

Gran error. El reiki es efectivo tanto con una como con otra persona, lo que pasa que confundimos el recibir reiki con el trato que nos da el practicante que nos está dando reiki.

De ahí que cuando demos reiki tenemos que ser muy cuidadosos. Bien es verdad, que no todos somos iguales. Unos practicantes de reiki somos más nerviosos que otros. Unos tardamos más, otros tardamos menos. Unos tocamos con las manos, otros no. Etc, etc… que hace que quien recibe reiki tenga preferencias.

Pero lo peor llega cuando quien da reiki tiene mala intención porque te está cobrando por darte reiki. Tienes que tener mucho cuidado porque te puede crear una dependencia y un apego aposta, es decir, no quiere que dejes de recibir reiki ni que vayas a otro sitio ni con otro practicante porque claro, si te vas, dejará de ganar dinero contigo.

Atento a todos, porque el apego, generalmente no es bueno para nada con ningún asunto de nuestra vida.


La Iglesia Católica contra el #reiki – Reiki y católicos

Reiki en cabeza

Reiki en cabeza

Últimamente, desde sectores de la Iglesia Católica se está criticando mucho a la práctica del Reiki y del yoga. De yoga no sé mucho, pero de Reiki sí, y voy a explicar aquí por qué el Reiki no es incompatible con el cristianismo ni incluso con la religión católica.

Antes que nada, hay que reconocer que gran culpa de esta ‘condena’ de la Iglesia (especialista en condenar, por cierto) también es debido al mal uso del Reiki que hacen muchas personas que no son practicantes de Reiki, sino simplemente curanderos y timadores que utilizan una amalgama de prácticas a lo que llaman con palabras científicas y que llevan a la confusión de muchas personas.

Estas acusaciones las saco de un blog católico al que no voy a enlazar para no dar publicidad a sus falsedades.

Acusa la Iglesia Católica de que el Reiki pertenece a la corriente de la Nueva Era o la New Age. No es verdad. Reiki es una técnica que redescubre en Japón Mikao Usui en 1992.

También la Iglesia Católica habla de Reiki como una ‘enseñanza budista’. Asimismo es falso, Reiki es una técnica que no tiene que ver con ninguna religión. Ni cristiana ni budista ni otras.

Afirman en este blog que ‘Reiki es un método de curación por medio de la energía cósmica y vital’. Es falso. Reiki no cura nada. Reiki es una técnica que ayuda a curar porque te produce un estado de bienestar semejante al que produce una sesión de meditación.

Dice también que ‘para los seguidores del Reiki cuando alguien se siente enfermo, deprimido o no saludable de alguna manera, es una indicación de que su energía está “desequilibrada”.’ Falso. Los practicantes – que no seguidores – de Reiki sabemos que es una enfermedad y por qué se produce. Que la diagnóstica un médico y que la única cura viene a través de la medicina, ya sea con fármacos, terapias o cirugía. No tiene nada que ver con energías que falten o sobren o se desequilibren.

Señalan en este blog que “el Reiki es panteísta, enseña que el hombre es una simple emanación de la “energía divina cósmica. Todo cuanto existe participa de esta energía, todo es Dios.” Es falso. En la enseñanza de Reiki no se habla de Dios ni de dioses para nada. Por lo tanto, Reiki ni es panteísta, ni monoteísta, ni ateo, ni agnóstico ni nada. Reiki es una técnica ajena a las religiones.

También afirman que “Dios es energía, a veces se le llama “una fuerza de energía impersonal”. Volveos a lo de antes. En Reiki no se afirma eso en absoluto. La energía es energía. Nada más y nada menos.

Condenan la existencia del ‘Ki’. El ‘Ki’ que en japonés significa ‘energía vital’ es la energía de la vida. Es lo que tiene un cuerpo cuando está vivo. Es decir, el Ki es el fenómeno de la vida en sí mismo, desde el punto de vista del pensamiento japonés, tan alejado del occidental. La Iglesia Católica pretende confundir el ‘Ki’ con el alma. El alma es algo que está en las creencias de muchas religiones. El Ki está demostrado científicamente que existe: sólo hay que verlo, es la misma vida. Ver el Ki y creer en el alma es algo que tienen que decidir los mismos creyentes, no los practicantes de reiki, que nada dirán sobre el alma.

Dicen también que ‘los practicantes del Reiki creen que pueden usar esta energía de vida y transmitirla a otros para curar enfermedades y dolores. Estaríamos hablando entonces de técnicas mágicas y supersticiones. Ponen al servicio del hombre la sanación y curación’. Falso. Un practicante de Reiki no transmite ‘la energía de vida’, lo que hace es, con la imposición de manos, canalizar la energía universal a través de tu cuerpo y a través de tus manos al cuerpo de la otra persona para cargarla como una pila y eso le provocará bienestar. Sólo es eso. Tampoco hace falta que alguien crea que está traspasando energía. Es la técnica en sí la que produce el bienestar. Incluso a distancia, porque quien transmite la energía da las instrucciones para cómo recibirla. No es magia. No es superstición.

Así que pueden estar los católicos tranquilos de que reiki no es incompatible con su fe. Ni con esa ni con ninguna. Pero recalco, la confusión viene de la gente que practica Reiki y más cosas. Esas más cosas sí son incompatibles con la fe católica, con otras religiones, con el sentido común y hasta con la ley. Si te encuentras con alguien que dice practicar Reiki, y te habla de ángeles, guías, espíritus, y luego que si tienes el chakra tal bloqueado, que si te va a curar tal enfermedad, que no tomes medicamentos, etc… no estás ante un practicante de Reiki sino ante un charlatán y timador, porque seguro que te va a pedir dinero a cambio. Y eso, sí que es muy peligroso.

Ojo. Que nada quita que un practicante de Reiki crea en los ángeles por ejemplo. Pero no debe hablar de esto nunca con la persona a la que da Reiki. Porque son cosas distintas.

Y en cuanto a la Iglesia católica y su condena al Reiki, bueno ya estamos acostumbrados a que condenen lo que ellos mismo hacen. Sé de parroquias en dónde se ha dado Reiki.