¿Qué tengo que sentir al recibir Reiki?

Reiki en cabeza

Reiki en cabeza

Muchas personas se preguntan que deben sentir cuando reciben una sesión de reiki. Si se consultan los foros vemos que existe una verdadera obsesión por eso.  Que si tengo que sentir esto, que si tengo que sentir lo otro… también se leen experiencias que ponen los pelos de punta; experiencias más propias de la magia blanca o negra o de las alucinaciones que de una propia sesión de reiki.

A ver. Durante una sesión de reiki no debes sentir nada. El practicante como mucho – si tú lo has autorizado antes – te tocará con sus manos. Si no lo has autorizado, ni eso. Lo más posible que sientas es paz y sueño. Pero no es por el reiki, es por la situación en que se da reiki: estás en una camilla, relajado, con música suave, con aromas tenues, en penumbra… y como dura 40 minutos una sesión media, fijo que te duermes.

Un detalle con esto de los aromas y el incienso. Hay personas como yo, que sufrimos de asma, que con el incienso en una habitación cerrada, nos ahogamos. Atención a eso. Hay que preguntar antes.

Puede que entres también en ese estado de duermevela y tengas sueños que puedas confundir con visiones. Para nada el reiki produce visiones. Es verdad también que la experiencia reiki es muy similar a la meditación y digamos que durante la meditación, algunas personas se muestran más sensibles y perceptivas, que le servirá para pensar con más claridad. Pero no más.

Huye de quien dice que durante reiki ve sombras, extraterrestres, fantasmas, difuntos, ángeles, entidades.. Eso no es reiki. Es otra cosa y peligrosa.

Recuerda e insisto: en reiki no tienes que sentir especialmente nada, aparte de la paz que te va a dar el momento de relajación.

Ni siquiera el practicante tiene por qué sentir calor en las manos. Unos lo sentirán. Otros no. Cada persona es un mundo. Pero da igual, si haces el proceso, reiki se recibirá igual y tendrá el mismo resultado.

Anuncios