Reiki para descreídos

Autoreiki

Autoreiki

La práctica de Reiki consiste en una serie de imposición de manos que produce bienestar en las personas y le ayuda a cambiar su estado anímico para enfrentar una enfermedad o no tenerla, potenciando nuestro sistema inmunitario. Eso sería en manera muy básica lo que consiste en la práctica de Reiki. ¿Que se parece al ‘sana sana culito de rana’ que hablaba el ministro Duque? Sí, en cierto modo, se basa en lo mismo. Pero porque lo desprecie el ministro que es astronauta pero que no sabe de cuentas con Hacienda, no tiene por qué dejar de ser efectivo.

Si coges un manual de Reiki te vas a encontrar con mucho más. Te van a hablar de los chakras. Te van a hablar de la Energía Universal (El Rei) y de la Energía Vital (el Ki). Otros manuales son más atrevidos: te hablarán de guías espirituales, de ángeles, de difuntos y  lo más atrevidos, hasta de extraterrestres.

En ti está el escoger.

Yo tengo mis creencias personales que como son personales NUNCA las mezclo con Reiki. Si hablo en otros sitios de religión, de lo que creo, de lo que no creo, pero quien sigue mi manera de enseñar Reiki sabe que soy muy aséptico en su enseñanza, sin entrar en más asuntos.

Así que… ¿una persona que no cree en Dios, que no cree en entidades espirituales, que no cree en la vida después de la vida, que no cree en la existencia de los chakras, etc. etc.. puede practicar Reiki? Definitivamente sí. Lo único que no haría determinadas cosas y se quedaría en lo esencial.

Pero antes de explicar la técnica, hagamos un inciso e importante: ¿y si la persona tampoco cree en el uso de los símbolos, en que la energía se pueda canalizar a través de nuestras manos, etc..? Pues entonces no utilizaríamos símbolos.

La sesión de reiki simplificada quedaría como sigue:

Si es para recibir una terapia de Reiki:

El paciente se tendería en la cama. El terapeuta haría su meditación o su oración o lo que acostumbre a hacer mentalmente y directamente colocaría sus manos en ojos – sienes – nuca – coronilla – garganta – pecho – estómago – vientre – muslos – rodillas – media pierna – pies (estas posturas pueden varias por comodidad o costumbre del terapeuta). Una vez hecho, se despierta al paciente lentamente (parece de perogrullo lo que estoy diciendo, pero es importantísimo esto) y ya está hecha la sesión.

En caso de autoreiki: exactamente lo mismo, e importante, hasta donde te lleguen las manos. No fuerces posturas. O sea, no te des Reiki en los pies porque te puedes lastimar o vas a estar incómodo. Yo llego hasta las ingles. Por cierto una zona, que sólo puedes llegar en autoreiki. Si eres quien da Reiki, sabes que tienes que respetar las zonas genitales. Además, el Reiki llegará a donde tenga que llegar. No hay problema en esto.

Resumiendo, la sesión de Reiki para alguien que no crea tendría el efecto similar a una meditación o a una técnica de relajación que es, demostrado, beneficiosa para la salud. Si alguien que no cree y no sabe autorelajarse o relajar a alguien, lo consigue practicando las técnicas del Reiki, eso que ha ganado.

Habrá algún purista que se pregunte: ¿Y cómo dar reiki sin símbolos, sin guías, sin etc…? Sencillamente porque en Reiki lo que importa es la intención. Haga quien lo haga. No hay gente con poderes espaciales para dar Reiki. Lo puede hacer cualquiera. Si tienes alguna duda, no dudes en hacer un comentario y compartir el post si lo ves útil.

Anuncios

La Iglesia Católica contra el #reiki – Reiki y católicos

Reiki en cabeza

Reiki en cabeza

Últimamente, desde sectores de la Iglesia Católica se está criticando mucho a la práctica del Reiki y del yoga. De yoga no sé mucho, pero de Reiki sí, y voy a explicar aquí por qué el Reiki no es incompatible con el cristianismo ni incluso con la religión católica.

Antes que nada, hay que reconocer que gran culpa de esta ‘condena’ de la Iglesia (especialista en condenar, por cierto) también es debido al mal uso del Reiki que hacen muchas personas que no son practicantes de Reiki, sino simplemente curanderos y timadores que utilizan una amalgama de prácticas a lo que llaman con palabras científicas y que llevan a la confusión de muchas personas.

Estas acusaciones las saco de un blog católico al que no voy a enlazar para no dar publicidad a sus falsedades.

Acusa la Iglesia Católica de que el Reiki pertenece a la corriente de la Nueva Era o la New Age. No es verdad. Reiki es una técnica que redescubre en Japón Mikao Usui en 1992.

También la Iglesia Católica habla de Reiki como una ‘enseñanza budista’. Asimismo es falso, Reiki es una técnica que no tiene que ver con ninguna religión. Ni cristiana ni budista ni otras.

Afirman en este blog que ‘Reiki es un método de curación por medio de la energía cósmica y vital’. Es falso. Reiki no cura nada. Reiki es una técnica que ayuda a curar porque te produce un estado de bienestar semejante al que produce una sesión de meditación.

Dice también que ‘para los seguidores del Reiki cuando alguien se siente enfermo, deprimido o no saludable de alguna manera, es una indicación de que su energía está “desequilibrada”.’ Falso. Los practicantes – que no seguidores – de Reiki sabemos que es una enfermedad y por qué se produce. Que la diagnóstica un médico y que la única cura viene a través de la medicina, ya sea con fármacos, terapias o cirugía. No tiene nada que ver con energías que falten o sobren o se desequilibren.

Señalan en este blog que “el Reiki es panteísta, enseña que el hombre es una simple emanación de la “energía divina cósmica. Todo cuanto existe participa de esta energía, todo es Dios.” Es falso. En la enseñanza de Reiki no se habla de Dios ni de dioses para nada. Por lo tanto, Reiki ni es panteísta, ni monoteísta, ni ateo, ni agnóstico ni nada. Reiki es una técnica ajena a las religiones.

También afirman que “Dios es energía, a veces se le llama “una fuerza de energía impersonal”. Volveos a lo de antes. En Reiki no se afirma eso en absoluto. La energía es energía. Nada más y nada menos.

Condenan la existencia del ‘Ki’. El ‘Ki’ que en japonés significa ‘energía vital’ es la energía de la vida. Es lo que tiene un cuerpo cuando está vivo. Es decir, el Ki es el fenómeno de la vida en sí mismo, desde el punto de vista del pensamiento japonés, tan alejado del occidental. La Iglesia Católica pretende confundir el ‘Ki’ con el alma. El alma es algo que está en las creencias de muchas religiones. El Ki está demostrado científicamente que existe: sólo hay que verlo, es la misma vida. Ver el Ki y creer en el alma es algo que tienen que decidir los mismos creyentes, no los practicantes de reiki, que nada dirán sobre el alma.

Dicen también que ‘los practicantes del Reiki creen que pueden usar esta energía de vida y transmitirla a otros para curar enfermedades y dolores. Estaríamos hablando entonces de técnicas mágicas y supersticiones. Ponen al servicio del hombre la sanación y curación’. Falso. Un practicante de Reiki no transmite ‘la energía de vida’, lo que hace es, con la imposición de manos, canalizar la energía universal a través de tu cuerpo y a través de tus manos al cuerpo de la otra persona para cargarla como una pila y eso le provocará bienestar. Sólo es eso. Tampoco hace falta que alguien crea que está traspasando energía. Es la técnica en sí la que produce el bienestar. Incluso a distancia, porque quien transmite la energía da las instrucciones para cómo recibirla. No es magia. No es superstición.

Así que pueden estar los católicos tranquilos de que reiki no es incompatible con su fe. Ni con esa ni con ninguna. Pero recalco, la confusión viene de la gente que practica Reiki y más cosas. Esas más cosas sí son incompatibles con la fe católica, con otras religiones, con el sentido común y hasta con la ley. Si te encuentras con alguien que dice practicar Reiki, y te habla de ángeles, guías, espíritus, y luego que si tienes el chakra tal bloqueado, que si te va a curar tal enfermedad, que no tomes medicamentos, etc… no estás ante un practicante de Reiki sino ante un charlatán y timador, porque seguro que te va a pedir dinero a cambio. Y eso, sí que es muy peligroso.

Ojo. Que nada quita que un practicante de Reiki crea en los ángeles por ejemplo. Pero no debe hablar de esto nunca con la persona a la que da Reiki. Porque son cosas distintas.

Y en cuanto a la Iglesia católica y su condena al Reiki, bueno ya estamos acostumbrados a que condenen lo que ellos mismo hacen. Sé de parroquias en dónde se ha dado Reiki.